Califica esta publicación

A lo largo de la última década del siglo xx, el fenómeno del liderazgo se estudió intensamente y se consolidaron conocimientos acerca de cómo ejercerlo con mayor eficacia en ambientes laborales e institucionales. En poco tiempo, sin duda, serás parte de ellos, por los que te será útil conocer las características de los líderes. Covey (1994) propone 10 procesos y principios que aumentarán el honor y el poder del líder respecto de los demás:

1. La persuasión. Consiste en defender firmemente la propia posición, manteniendo al mismo tiempo un auténtico respeto por las ideas de los demás. También se refiere a explicar la propia posición hasta sus últimas consecuencias y comprometerse a mantener el proceso de comunicación hasta lograr beneficios y resultados satisfactorios para todos.

2. La paciencia. Permite mantener las metas que se han fijado a pesar de los errores e inconvenientes que se enfrenten durante el desarrollo de un proyecto.

3. La delicadeza. Se manifiesta como opuesta al rigor, dureza y presión extremacuando se enfrentan situaciones de tensión.

4. La disposición a aprender de los demás. Significa asumir que el líder no tiene todos los datos, ni todas las respuestas; implica la disposición a escuchar otros puntos de vista, juicios y experiencias que aportan los miembros del grupo.

5. La aceptación. Se refiere a tomar las opiniones de los demás miembros del equipo, sin darles un juicio de valor y con una actitud de confianza.

6. La bondad. Implica la consideración hacia los demás, ser sensible a sus necesidades y considerar que los pequeños detalles forman grandes obras.

7. La actitud abierta. Permite conocer a los participantes del grupo y aceptarlos tal y como son, mostrando respeto y consideración a su valor como personas.

8. La confrontación compasiva. Ayuda a reconocer en el error una fuente de aprendizaje, pues permite “corregir el rumbo” y acompañar a los miembros del grupo en la toma de decisiones difíciles.

9. La consistencia. Significa buscar la permanencia de los principios que guían el liderazgo como una forma de vida y como parte de la propia personalidad del líder, no simplemente como una “receta” para manipular a los miembros del grupo.

10. La integridad. Consiste en luchar por la congruencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace.